• Casi sin mantenimiento y por eso ahorro en costes, tiempo y en la mano de obra. • Siempre verde fresco, incluso zonas con mucha sombra o después de veranos muy calurosos. • El regar, segar, cortar cantos, abonar, airear, sembrar y retirar las malas hierbas es innecesario. • Los juegos de los parques infantiles y piscinas hinchables no dejan tras de si zonas amarillentas. • No provoca alergias (como la fiebre del heno) • No aparecen cenagales debido a lluvias extremas. ©  Lynyl 2000